Para llegar al corazón de esta ciudad y descubrirla es necesario caminarla por sus calles empedadas, casas con balcones que transportan a la quietud de los siglos pasados, con geranios multicolores, al recorrerla se descubren puertas invisibles de galerías, bares, talleres, mesones y tiendas que invitan a ingresa en su mundo y sentir los aromas y elementos propios de su composición. Se encuentra piedra en todo lado, como recurso decorativo así como mármol rosa en columnas, ventanas y paredes con diseños muy característicos, incluso sus veredas tienen un atractivo especial.

 

Las iglesias están casi a cada esquina, algunas de ellas de uso cotidiano y otras que ya son museos abiertos a los visitantes, son la oportunidad perfecta para conocer a profundidad su tradición religiosa.

 

En Cuenca la habilidad creativa del trabajo con las manos de sus habitantes embelesa a quienes la conocen: artesanía en cerámica, orfebrería, tejidos y la elaboración del más fino sombrero de paja toquilla, declarado en 2012 como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, son parte de un conjunto de expresiones del sincretismo y herencia que en la actualidad distinguen a objetos y adornos adecuados para los gustos más exquisitos.

 

La marca de Cuenca son las casonas antiguas con teja roja y ladrillo, ese es el color que pinta a la ciudad, espacios tradicionales convertidos ahora en tiendas, bares y restaurantes. La ciudad antigua está delimitada por calles de piedra y por cuatro cruces en cada uno de los puntos cardinales. Resulta casi imposible hablar de lo esencial de Cuenca, cuando se camina por sus calles no se puede dejar de visitar el Parque San Sebastián, su iglesia y el Centro de Arte Contemporáneo, la Casa de las Posadas, El emblemático barrio El Vado, la Calle Larga y sus alrededores que comienzan con el Mercado 10 de Agosto, el taller del sombrero y el Centro Artesanal Municipal CEMUART.

 

Sitios de interés

- La calle Loja

- Centro de Arte Contemporáneo

- Plaza de El Vado

- Barranco

- Paseo del RíoTomebamba

- La Calle Larga

 

 

CATEDRAL VIEJA

 LA CATEDRAL VIEJA

 

Era la Iglesia Mayor durante la época colonial, fue levantada luego de la fundación de la ciudad, posterior a 1557 y su nombre original era La Iglesia del Sagrario, dejó de funcionar a finales del siglo XX y en 2005 reabrió sus puertas como un museo de arte religioso en un espacio designado para presentaciones musicales. La construcción original está sobre piedras incas y la estructura era sobre madera y en 1779 se la amplia y redecora por ser Cuenca declarada Obispado.

 

 

 

 

 

CATEDRAL NUEVA

LA CATEDRAL NUEVA

 

Es el más importante monumento católico para los cuencanos, el diseño de esta iglesia fue realizado por el redentorista alemán Juan Bautista Stiehle y su construcción tomo alrededor de 100 años. Su imagen es una mezcla del estilo romano, gótico y renacentista. Internamente resaltan los vitrales elaborados por el artista vasco Guillermo Larrazábal, así como el recurso barroco y las columnas salomónicas. La escultura de Cristo crucificado que se ubica en el altar mayor es una versión mestiza, más cercana a la población real de Cuenca, que los identifica y acerca a la fe.

 

 

 

 

 

TODOS SANTOS

TODOS SANTOS, COMPLEJO PATRIMONIAL 

Históricamente, en este lugar existió una ermita aborigen denominada “Usno”, lugar de culto para los indígenas, a la llegada de los españoles, en este mismo espacio se levantó la capilla de “San Marcos” que fue entregada a la orden de religiosas oblatas quienes ampliaron la iglesia y hasta la actualidad regentan la Escuela Sagrado Corazón de María. Está al borde del río Tomebamba al final de la Calle Larga y la bajada de Todos Santos. Comprende Iglesia, mirador, convento, huerto y restaurante.

 



Share this post

Submit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn